¿Cuándo se considera que una obra altera la vialidad ordinaria?